Nostalgia de Los Angeles

tom waits

Lo bello de Los Ángeles es su gran cantidad de frikis que hace que sólo allí sean posibles historias como Siete Psicópatas o Inherent Vice o Pulp.  No digo que en otros lados no haya frikis, pero aquí los hay en una densidad desproporcionadamente alta, que hace perfectamente creíbles encontrarlos en una esquina con un conejo o una boa en los brazos.  Sólo en lugares como estos es posible el Dr Gonzo o Raoul Duke.  Lugares donde nunca hubo normalidad, donde nunca nadie soñó con la maldita normalidad.   Sitios donde el vicio, la locura y la libertad han ganado todas las batallas y ya no hay muralla alguna que derribar.

Gordita Beach

Inherent_vice_cover

 

Tras una conversación de fin de semana, tres días después, todavía sigo pensando en Gordita Beach, la playa-pueblo donde está ambientado Vicio Propio.   Imagino ese lugar, especie de purgatorio, donde todos los deseos parecen acallados victimas del tiempo pasado, donde todos andan montando el caballo de la droga para así cruzar más fácilmente los días, donde el cielo lanza extraños colores producto de la bruma del mar mezclada con la polución de Los Ángeles.   Pienso en las cenizas del sueño hippie y donde será que puedo encontrarlas.   No pido demasiado a estas alturas pero así y todo puede que esté pidiendo demasiado.

Ágape se paga de William Gaddis

 

En algún lugar de sus diarios, Dostoievski escribe: “¿Acaso el verdadero sentido de mi vida no es más que experimentar cuanto menos dolor posible y cuanto más placer posible? Está claro que mi conducta parece indicar que esto es lo que creo, por lo menos durante gran  parte del tiempo.  Pero, ¿acaso no se trata de una forma egoísta de vivir?  Ya no digamos egoísta: ¿acaso no es una forma de vida espantosamente solitaria?”

Sigue leyendo

Mientras Agonizo de William Faulkner

Stephen King dice en algún lado que hay cuatro clases de escritores: los malos, los mediocres, los buenos y los geniales. Es bastante tajante en lo absoluto de estas categorías y asegura que un autor malo jamás llegara a convertirse en uno mediocre y que éste ultimo solo a base de un esfuerzo ingente podría llegar a ser alguna vez uno bueno. Más allá, es imposible dice King, ningún autor bueno podrá alguna vez ser genial, el genio nace y no hay nada más que hablar.

Sigue leyendo

Los tres estigmas de Palmer Eldritch

En una época en que los comerciales de la televisión nos enseña que debemos sacarle el máximo provecho a nuestra vida laboral, de modo que al final, tengamos ahorrado una cifra tan contundente debajo del brazo que podamos mirar lo que resta, “con confianza y tranquilidad”; y donde la única referencia a la muerte la encontramos en esos bellos folletos de cementerios privados que como parques inmensos hablan de “reposo y descanso”, resulta inevitable tener que buscar en la literatura un tipo de conocimiento sobre el cual los medios masivos guardan un pudoroso silencio.

Sigue leyendo

Vicio Propio de Thomas Pynchon

La literatura tiende a crear camarillas, grupos, sectas.  El otro día me pasé por un blog donde se atacaba a Thomas Pynchon y se defendía encarecidamente a Don Delillo, siendo que ambos autores tienen muchas similitudes entre sí, y el segundo siempre ha declarado una gran admiración por el primero.  Pero no, los posteadores se la habían tomado con Pynchon y resultaba que él era el peor entre todos los escritores, y Delillo, claro, el mejor, es decir, maniqueismos tontos de la red, extremismos que surgen, simples excusas para ponerse violentos.

Sigue leyendo