La Conjura de los Necios de John Kennedy Toole


La historia es más o menos así: un amigo llega un día a tu casa y te dice que ha leído el libro más divertido de todos los tiempos.  Uno de inmediato pone objeciones, mal que mal, uno ha leído cosas muy hilarantes como Filosofía a mano armada de Tibor Fischer o el libro de Rachel de Martín Amis (los ingleses son notables humoristas).

No, no, no, dice el amigo, esto es muy superior.

Y aquí estamos entonces, con el libro que trae bajo el brazo el amigo en cuestión y que tiene en la portada a un extraño hombre gordo con una gorra de cazador, un hot dog en una mano y un pequeño sable en la otra, vestido con lo que parece ser un delantal de mujer. Basta mirar esa imagen para intuir que hay una inquietante historia detrás.

Sigue leyendo