Ha llegado carta…

portada

Andrés:

Como sabes, soy una ávida lectora de fanfics y estoy acostumbrada a la dinámica de comentar cada capítulo que leo. Mucho hago desde la emoción provocada, otras desde la comprensión ante alguien que si bien se nota no escribe frecuentemente, quiere contar algo. Otras veces desde la curiosidad e incluso del agradecimiento porque como escritora, sé lo que cuesta sacar cada entrega adelante, sin esperar más que un comentario, que compartir nuestro fanatismo y rezar para que no nos plagien.

Pensé, luego de leer “La Tienda de Regalos”, seguir fiel a ese espíritu porque puedo comunicarme contigo (le quería escribir algo a Robert Sertling por “El asiento del Piloto” pero ya se murió) pero claro, lo fui aplazando y aquí estamos. Quizá, como evidencia de la impresión que me causó, pueda recordar la historia sobre tu regalo de cumpleaños.

Sé que esto puede leerse como un intento de apaciguar lo de la Espinosa (ehh, bueno, lo es, pero porque te estimo). Quiero pensar que al menos como lectora mi opinión pueda tener algún peso, después de todo, gente como yo es la que compra las novelas a pesar de los precios prohibitivos. Para que te hagas una idea, hace medio año me gasté 15.000 en un libro romántico de una autora profesional y lo lancé lejos pasada la mitad. Ni las escenas sensuales ni el protagonista súper guapo pudieron ganarme. Me quedo con las novelas ochenteras de “Novelas con Corazón” y las de Silver Kane. Y las de Pearl Buck aunque no tengan romance.

Aquí va mi “review” de “La tienda de regalos”, pues aún no he leído lo demás.

Lo primero que me llamó la atención es tu forma de escribir, limpia y directa. De verdad me gustó al punto que en partes donde la trama podía decaer, seguía adelante por el placer de las ideas plasmadas allí. No es algo que haga cualquiera, he leído otras historias donde la idea puede sostener aunque te sangren los ojos, pero amé muchas de las comparaciones que hacías, el buen oficio que mostraste.

El asunto de los personajes me confundió en su momento, pero para ser justos, yo tomaba el libro cuando viajaba en micro, una vez al mes que es cuando tengo tiempo, asi que a veces tenía que ir hacia atrás. Me dio pena Ted desde el comienzo, con ese sino solitario que en el final sería más literal. No era precisamente un sabio, solía compartir su secreto con gente poco afortunada. Su ayudante se ganó mi corazón desde las maquetas que hacía hasta las relaciones que solía sostener. La de la valkiria, al final, me mató. No sabía si reír o llorar con él.

Me enamoré de la pareja conformada por Ministro y Ningizzida. Más de Ningizzida, de todos modos. Esa relación que establecieron, las tareas imposibles que le daba N. y que me hicieron reir, esa desfachatez del mismo de acostarse con la señora de M.. En tu historia ninguno era un sabio absoluto, se equivocaban y dejaban la escoba como el mismo M que adelantó el desastre sin querer.

Las escenas en la cárcel me atraparon. Confiaba en que nadie le hiciera daño a Ted y sentí cierto suspenso cuando baja a las profundidades a explorar. La parte en que N. lleva a M. y le pone a aquella chica que le hizo sexo de ese modo tan doloroso y sin que el pudiera recordar nada también me llamó la atención poderosamente y he aquí otro asunto. El sexo que se vio en el libro, como el de las prostitutas, el chino y otras me gustaron, por el tratamiento que les diste, acorde a la crudeza de muchas de ellas sin caer en el morbo.

Al resto de los personajes los odié, no me referiré a ellos. Los odié porque llegaron a darme miedo.

En partes de la novela me reí abiertamente por el humor negro que le imprimiste. En otras me quedé pensando en el asunto de que los hombres, aún siendo maltratados, encontraban cierto goce que querían repetir, por ende pedían volver a ver a la persona en cuestión (Ministro y el chino) Las mismas prostitutas, casi los únicos referentes femeninos durante la primera mitad del libro tenían esa misma dinámica de encontrarse atrapadas en sus vidas y seguían en lo suyo a pesar de que una de ellas quería saber más de Ted y nunca pudo preguntarle. Todo esto se vio reafirmado por el final en que se ve que todos son presos del destino o más bien, de los designios de los Anunakis sin poder hacer nada al respecto, dándose vueltas, sin obtener respuestas y si teniéndolas, no eran lo que esperaban. De hecho yo misma quedé con la idea de querer saber por qué la tienda de regalos era un lugar protegido y asi mismo, por qué Ted Bogger.

El desenlace me sorprendió página a página, al punto que tuve que prestarle el libro a mi hermana para poder comentarlo con alguien sin tener que contarle toda la historia. La imagen de Ningizzida caminando sin poder detenerse hacia el volcán (Me imaginé el San José) formando parte de una larga fila que se desmembró conforme avanzaba, la horrible imagen de los pajarracos agarrándolos a picotazos me llegó a doler. Sentí la desesperación de N. cuando quiere retroceder para ayudar a un caído pero sus piernas no regresaban y todo ese asunto de que era o morir de hambre y luego frío, o en el volcán. Eso ha sido lo que más me ha impresionado del relato. El cine nos ha mostrado imágenes de una posible colonización violenta. Tu libro me ha dejado las más aterradoras, las que en cierto modo sentí, podrían ser reales y me hicieron mirar el cielo en busca de ashures. Personas sin voluntad ni alma deambulando. Ni siquiera los humanos que ayudaron a estos se salvaron, sufriendo muertes espantosas.

Si, la consigna de “abandonar toda esperanza” era para todos.

Cuando cerré el libro me quedé pensando “Guau” mientras miraba el cielo de mi casa y tomaba un descanso mental de todo lo absorbido. Si me preguntas, me pareció como una bola de nieve, cada vez más grande y vertiginosa y tengo la impresión de que si lo leo de nuevo encontraré algo más o lo entenderé mejor. Me entretuve, lo amé y lo odié, fue una experiencia interesante y diferente a lo que suelo leer. Me gustó.

Deseándote lo mejor en futuros proyectos, me despido. Estamos al habla. Amo leer tus post, donde suelo aprender algo nuevo o al menos pensar un poco más.

Blankiss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s