Fama

Está esa especie de sueño de dominio en aquel que quiere ser recordado: el apoderarse de los pensamientos del otro, lo mismo que su atención, quizás de su envidia. Como el general romano que quiere conquistar las Galias, aquel que busca la fama, busca someter al otro a su propio arbitrio mental, aunque la mayoría de las veces no es consciente de este gesto. Piensa solo en sí mismo: quiero ser recordado, no necesariamente con malicia, sino por miedo al olvido, a la muerte, al haber vivido en vano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s