Octubre

ddd

Cuando estaba en tercer y cuarto básico, los domingos por la noche daban en Televisión Nacional la trilogía de La guerra de las galaxias que era la comidilla al día siguiente en el colegio. Mi problema era que mis papas me acostaban temprano a dormir, onda ocho, y por eso yo nunca había visto las películas más allá de los trailers que el canal repetía incesante toda la semana. Por suerte, estaban estos libros en mi casa y yo todo chico me los leí y repasé cada semana que daban la película para así el lunes siguiente fingir que si había visto el episodio de rigor y poder comentarlo con los otros niños. A veces me pasaba, y hablaba de escenas que no estaban en la película pero si en el libro. Era un momento incomodo que yo rápidamente tapaba hablando de otra escena espectacular, que ojala Dios, sí hubiese aparecido. Ahora que se viene el episodio 7 y ya puedo ver películas hasta tarde me bajó esa rara nostalgia, el deseo de leer la novela; jugar que no tengo permitido ver lo que todos quieren ver y deba entonces poner mis esperanzas en la literatura para salir adelante.

++

“Hice un fuego para entrar en la noche.”

++

Intentar perder los prejuicios : ver Ted 2 y a continuación Chinatown sin que me moleste en lo más mínimo la brutalidad del contraste ni caer en la tentación de la critica fácil y desesperanzadora.

++

Houellebecq: “Aprender a ser poeta es desaprender a vivir”.

++

El capitulo de Mushishi donde la chica se liberaba de su maldición escribiendo..

chica

++

Un compadre en la esquina de la botilleria me pide unas monedas. No le presto atención y voy dispuesto a seguir mi camino cuando el compadre agrega: “con cien pesos soy feliz”. De golpe traté de pensar de qué porte sería la lista con la que yo me declararía cabalmente feliz, una lista compleja y denodada, casi infinita. Dando un suspiro le di sus cien pesos al compadre (que quedó feliz) y me acordé cuando Kafka decía: puede que la salvación exista, pero no para nosotros.

++

Sale un estudio que asegura que Nietzsche no murió de sífilis sino de una demencia frontotemporal llamada enfermedad de Pick. Varios de sus síntomas coinciden con los que se observaron en Nietzsche, por ejemplo, que antes de que se manifieste de lleno la enfermedad, el paciente incrementa en forma notable su habilidad verbal: Nietzsche hacia el final de su vida escribió a velocidad asombrosa cientos de páginas brillantes.
Recuerdo la biografía que apareció de Van Gogh hace un par de años que desestimaba la historia de su suicidio. El biógrafo había encontrado datos de la época que hablaba que dos niños jugando con un arma en el prado habían herido mortalmente al pobre de Vincent. Nuestros héroes modernos son menos trágicos que lo que quisiéramos. Son más bien hombres envueltos en un frenesí creativo de tal magnitud que solo la muerte puede detener. Artistas que aman la vida más que nadie, pues es en ella donde se desenvuelve su obra.
Cuando los médicos le dijeron a Susan Sontag que no podría recuperarse de su cáncer a la médula osea, ella se puso a gritar. Había derrotado al cáncer media docena de veces antes y quería seguir haciéndolo. Tenía 71 años. Para aquel que ha encontrado un sentido para su vida, ésta siempre le resultará demasiado breve. Necesitarían siglos en vez de décadas para agotar los dones que los dioses les han concedido.

++

A las nueve enciendo la tele y, en teoría, veo las noticias. Digo en teoría porque casi siempre dejo el volumen en cero y sigo haciendo otras cosas. Es un hábito extraño, supongo que empujado por la mera fuerza de tantos años haciendo lo mismo, aunque prefiero pensarlo como una forma más o menos inocua de conectar con la locura nacional. Esta noche: un asilo de Maipú donde amarraban y golpeaban a las abuelitas. A continuación, un mueblista de Copiapó que le prendió fuego a un compañero de trabajo. La realidad siempre atroz. Me acuerdo del reto de Robert McKee a Charlie Kaufman en El ladrón de orquídeas, que en el mundo todo el tiempo están pasando infinitas cosas, tragedias y comedias, listas ser contadas por el narrador. Pero dicha explicación no me parece suficiente para justificar esta diaria constatación brutal del presente. ¿Por qué y para qué? ¿Acaso es que la contemplación de las desgracias ajenas tranquiliza?

++

Mi norma es escribir en papel y lo que deba ser enviado a otros (al editor, a los jurados, a los periodistas) se pasa al word. Pero me he dado cuenta que dicha costumbre es casi un anacronismo. Todo el mundo, o mejor dicho, todos los escritores, se van directo al word. El hecho me hace sentir un poco viejo, pero también un poco afortunado.

++

Tengo la figura de El coleccionista en mi biblioteca, su minuto final, cuando ha sido bañado en plástico y se esfuerza por alcanzar la pose más dramática posible para pasar a la inmortalidad. La figura no está allí por azar. Sirve para recordar lo ridícula que resulta toda aspiración de fama y posteridad. Se escribe simplemente para, como dice Banksy, estar un momento en el arte. Nada más. Si llegan las publicaciones, los premios, las becas, los viajes, las residencias, las cátedras universitarias, muy bien, bienvenidos sean pero nunca olvidar lo secundario de estos nombramientos. Lo esencial es la propia literatura, el juego que propone, la escritura que surge y fluye hacia otros mundos que son espejos de este mundo, y que se realiza siempre en una habitación donde uno está solo.

el coleccionista

++

Piglia: No se desapasionen porque la pasión es el único vínculo que tenemos con la verdad.

++

Canetti: Nos exigimos demasiado. Deseamos experimentar todo cuanto pudiera dolernos, y hurgamos más a fondo allí donde más sensibles somos. Sería absurdo pensar que es el placer del dolor lo que nos fuerza a hacerlo. No es sino miedo, miedo ante la fugacidad del más puro e intenso de los sentimientos. Buscamos la destrucción al principio, porque nos aguarda al final.

++

Por fin compro mis pasajes a Vladivostok. Un sueño hecho realidad. Es decir, he aumentado el nivel de la realidad, puede exigirle lo que antes creía imposible. ¿Qué ocurrirá a continuación? ¿No me volveré acaso cada vez más exigente con esta realidad que ahora debe mostrarse a la altura de mis infinitos sueños?

++

Pese a toda la cultura occidental que nos inculcaron y que el fondo nos encanta, no somos exactamente europeos (y menos aún gringos); vivimos en la deriva del mestizaje, a medio camino entre lo que fue aprendido y lo que ha sido olvidado.

++

Kafka: 1 de febrero. Nada, sólo cansancio. Felicidad del carretero cuyas noches son todas tan bonitas, o más, que la mía de hoy. Por ejemplo, una velada junto a la estufa. El hombre es más puro que por la mañana; las horas que preceden al momento de dormirse por el cansancio, son las horas en que propiamente uno se ve uno libre de espectros; todos han sido expulsados, y sólo reaparecen en el transcurso de la noche, hasta que, por la mañana, vuelven a reunirse, aunque todavía irreconocibles, y es entonces cuando, para las personas sanas, se inicia la diaria excursión de estos fantasmas.

++

La gran interrogante: vivir el tiempo como los antiguos donde el cosmos estaba ya constituido, se vivía en un presente eterno, y donde el pasado y el futuro eran igual de valiosos. O, vivir en el tiempo moderno, donde el futuro es sinónimo de progreso y dicha perspectiva marchita tanto el presente como el pasado. Donde se avanza lo más rápido posible hacia ese futuro, que por su propia concepción (siempre podemos progresar aún más), no tiene opción de alguna vez llegar a constituirse en verdad como presente.

++

Byung Chul-Han: La aceleración actual tiene su causa en la incapacidad general para acabar y concluir. El tiempo aprieta porque nunca se acaba, nada concluye porque no se rige por ninguna gravitación. La aceleración expresa, pues, que se han roto los diques temporales. Ya no hay diques que regulen, articulen o den ritmo al flujo del tiempo, que puedan detenerlo y guiarlo, ofreciéndole un sostén, en su doble sentido, tan bello. Cuando el tiempo pierde el ritmo, cuando fluye a lo abierto sin detenerse sin rumbo alguno, desaparece también cualquier tiempo apropiado o bueno.

++

Zygmunt Bauman: La tendencia a olvidar y la vertiginosa velocidad del olvido son, para desventura nuestra, marcas aparentemente indelebles de la cultura moderna. Por culpa de esa adversidad, tendemos a ir dando tumbos, tropezando con una explosión de ira popular tras otra, reaccionando nerviosa y mecánicamente a cada una por separado, según se presentan, en vez de intentar afrontar en serio las cuestiones que revelan.

++

Kurosawa: he sido capaz de trabajar por mucho tiempo porque siempre pensaba: “la próxima vez si haré algo realmente bueno”.

seven-samurai1

++

Facebook me recuerda que tengo 3 eventos esta semana, obviamente 3 lanzamientos de libros. aunque realmente viviera en santiago, como face cree, de todos modos me sería imposible asistir a dichos eventos pues estoy saturado de pega esta semana (trabajos alimenticios + labores literarias) y en realidad así me la paso buena parte del año. quienes son, me pregunto entonces, los buenos hijos de Dios que si tienen tiempo para acudir a estos eventos, aquellos que sienten la necesidad de estar en contacto permanente con el acontecer cultural. los homólogos de la abuelita que en el pasado era el publico de sábado gigante o el festival de la una, los testigos del espectáculo, los que dan fe que pese al ajetreo constante que nos tiene a todos hundidos en el solipsismo más recalcitrante, que hay todavía algunos que resisten y pueden aún ofrecer su atención a las manifestaciones de aquel otro.

++

La rutina matinal de ir a la panadería de la vuelta a comprar un baguette, la primera de una serie de rutinas ya establecidas, levemente tediosas todas pero que a la vez ordenan el día y le dan a cada momento su pequeña cuota de sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s