La broma infinita, de David Foster Wallace

foster

La tristeza infinita

por Andrés Olave

El escritor David Foster Wallace dio el salto al estrellato de las letras norteamericanas con esta monumental novela de más de 1200 páginas cuando apenas tenía 34 años. Hijo prodigio de una generación dorada de escritores (Thomas Pynchon, Don Delillo, John Barth), Foster Wallace intentó retratar en La broma infinita el desgaste producido por la competencia feroz de una sociedad capitalista y como dicho desgaste deviene en comportamientos adictivos con que las personas tratan de paliar su angustia y agotamiento. Sobre su generación, Foster Wallace dijo: “hay una especie de tristeza en la gente menos de 45, tiene que ver con el placer y los logros y el reconocimiento.  Como una suerte de vacío en el corazón de lo que pensaban que pasaba”.

La novela abarca un sinfín de ejes. Una academia de tenis donde jóvenes adinerados van a destruir con sudor y lagrimas los mejores años de su vida.  Una asociación terrorista compuesta exclusivamente por hombres en sillas de ruedas. Una casa de recuperación de drogadictos cuyos miembros traen consigo las anécdotas más sórdidas de la tierra. La maravillosa Madame Psicosis y su programa de radio. La historia de una película que mata a todo aquel que la ve.  La visión del padre metiendo la cabeza al microondas para suicidarse y el devenir posterior de su cabeza perdida.  La vida de Hal Incandenza –un alter ego mitad Hamlet, mitad el propio Foster Wallace–, el joven genio atrapado en medio de todo ese torbellino.

Afín a la obra de Shakespeare, la angustia existencial es continua en la novela: “la presunción que él había logrado todos sus objetivos y descubierto que el éxito no daba significado ni felicidad.” O: “el deporte juvenil no es mas que una faceta de la verdadera joya: la guerra inacabable de la vida contra el yo sin el cual no puedes vivir.” Los ecos de insatisfacción y desgarramiento del propio Wallace que, una década después de la publicación de la novela, se quitaría la vida.

La broma infinita es la historia de la soledad de sus personajes.  De una época que como nunca estamos conectados con el resto del mundo y sin embargo lo que más lamentamos en secreto es el vacío interior.   Donde, como respuesta, se busca la aceptación y la admiración para precisamente no estar solo.  Foster Wallace expresó alguna vez su perplejidad cuando los críticos hablaban de esta novela como hilarante y divertida, cuando en realidad toda esa diversión es la máscara que sirve para ocultar la inenarrable tristeza de la vida moderna.

La broma infinita

David Foster Wallace

De Bolsillo

1208 paginas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s