Al límite, de Thomas Pynchon

al limite

El ritual del dinero

Resulta interesante leer una novela que ha cartografiado de forma tan precisa el ascenso de internet y la intervención de la tecnología en casi todos los aspectos de nuestra vida.  Al límite, del norteamericano Thomas Pynchon (Nueva York, 1937) es un viaje de descenso entre dos abismos relativamente recientes: el estallido de la burbuja tecnológica en marzo del 2000 y la caída de las torres gemelas en septiembre de 2001.   El escenario es la Gran Manzana, el corazón de occidente donde entre yuppies millonarios y mujeres sofisticadas, aparecen también hackers con fetiches por los pies femeninos, vendedores de películas piratas transformados en documentalistas exitosos, activistas ecológicos que duermen en los parques, tiernos pero vengativos mafiosos rusos, y terapeutas que para engatusar a sus pacientes inventan que alguna vez vivieron en el Tibet.  Una amplia galería de personajes –como suele haber en todas las novelas de Pychon– y en el centro de ella, Maxine Tarnow, investigadora de finanzas y alter ego de la bellísima Rachel Weisz; una mujer educada y clandestinamente lujuriosa que indaga el misterio de Hashslingrz, la empresa del todopoderoso Gabriel Ice, una puntocom que está movilizando cifras siderales hacia el Medio Oriente, que no es nada menos que el polvorín que está por venir, la siguiente escala en la guerra sin fin contra los enemigos de EEUU.  Pynchon no ostenta la suficiente paranoia para llegar a decir que los atentados del once de septiembre fueron un trabajo interno pero, en cambio, es prodigo en detalles que indican que gente cercana al poder sabía que algo como el ataque a las torres era inminente, que se aproximaba el bleeding edge, el borde sangrante que da paso a un nuevo tiempo, a la hora de la venganza tras el sacrificio ritual.  “Las torres también eran símbolos religiosos.  Representaban lo que este país adora por encima de todo: el mercado”. El mundo de los negocios se presenta en la novela como una fantasía galopante, una estafa del tipo piramidal, un cuento del tío que quiere hacerle creer a todo el mundo que la fiesta debe continuar para siempre, apostar ciegamente por el materialismo y renegar del espíritu, sin importar los secretos por develar que queden en sótanos malolientes o en los meandros de la deepweb, la internet beta que vive bajo nuestra conocida internet, la red que es el soporte de todo el sistema, la cara oculta que no conocemos o no queremos conocer, la oscuridad que querámoslo o no, está siempre presente.

Al límite

Thomas Pynchon

Tusquets

491 paginas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s