Agosto

ee

Leo la frase de Zizek “el amor es el mal” y de inmediato me acuerdo de esa escena de Girls donde Shoshana termina con Ray pues no se puede creer su negatividad, que el tipo odie absolutamente todo en el mundo salvo a ella. “No puede ser que yo sea lo único que te guste” sentencia Soshana y pese al arrebato de histeria que está sufriendo mientras lo dice, tiene razón. Pienso entonces en un par de individuos que conozco que detestan todo, salvo a sus parejas y como esa idealización brutal importa una terrible deformación del entorno, un pensamiento con forma de embudo donde todo lo bueno es concentrado en un solo lugar, el ser amado, y donde la obligatoriedad del contraste para sostener dicha ilusión importa un rechazo o al menos una abierta indiferencia hacia todo el resto de las personas.

Sigue leyendo