El tiempo perdido de José Donoso

proust

Vivir en Chile, un país arrinconado entre mares, montañas y desierto, tiene por supuesto, mucho de vivir en una isla olvidada de la mano de Dios, sin esperanzas a la vista y mucho menos posibilidades de salvación.    Consecuencia directa de esto es la obsesión histórica de nuestros jóvenes más cultos, intelectuales o derechamente siúticos por abandonar el terruño rumbo a las soñada Europa o la cosmopolita Nueva York.  Haciendo eco de está obsesión es que Donoso escribe este cuento sobre un afortunado que se gana una beca a París y de todos sus envidiosos amigos, todos proustianos de la cabeza a los pies, y más interesante aún, con una visión proustiana de los lugares y las personas, lo que hace que el Santiago de su narración se desdibuje y se parezca un poco a París o al París que ellos sueñan al menos.

Sigue leyendo