La realidad

“Tan real como tú” es el slogan de un popular reality show que durante los últimos meses ha copado nuestras pantallas.  Frase inquietante, parece traducir la intención de la televisión por crear programas que busquen la aproximación, la imitación de la propia vida del espectador.

Así, hoy en día es fácil reconocer en la tele los mismos problemas amorosos de cualquier adolescente, las trabas con los padres, los amigos, las dificultades en el mundo de los estudios y el trabajo. “Tú y yo somos iguales”, parecieran querer sugerirnos, “y nada más debe importarte”. Al parecer, hemos arribado a una época tan individualista que ya nadie se interesa por las ficciones.  No, lo que se quiere es ver la propia vida, tal como es, o acaso, mejorada a través del esteticismo duro de la televisión, con sus rostros jóvenes y sus cuerpos siempre esbeltos.  Sin embargo, cabe preguntarse si no surge algún problema cuando hablamos de la pulsión de cancelar las ficciones (por falsas) y concentrarnos en las cosas que realmente “existen”. Nietzsche dice por ahí que el mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación, y en ese sentido, pareciera que la televisión quisiera reducirnos, someternos, convertirnos en unos campesinos que, desconfiando del mundo exterior, nunca abandonan su pueblo natal, viven atados a su metro cuadrado, sin querer nunca ver que hay más allá, sin conocer nunca las múltiples posibilidades que tiene para nosotros la siempre, magnánima y opulenta, imaginación humana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s