La Conjura de los Necios de John Kennedy Toole


La historia es más o menos así: un amigo llega un día a tu casa y te dice que ha leído el libro más divertido de todos los tiempos.  Uno de inmediato pone objeciones, mal que mal, uno ha leído cosas muy hilarantes como Filosofía a mano armada de Tibor Fischer o el libro de Rachel de Martín Amis (los ingleses son notables humoristas).

No, no, no, dice el amigo, esto es muy superior.

Y aquí estamos entonces, con el libro que trae bajo el brazo el amigo en cuestión y que tiene en la portada a un extraño hombre gordo con una gorra de cazador, un hot dog en una mano y un pequeño sable en la otra, vestido con lo que parece ser un delantal de mujer. Basta mirar esa imagen para intuir que hay una inquietante historia detrás.

Uno se recuesta entonces en el sillón, coge el libro por la primera pagina y reprimiendo un leve bostezo (ya es tarde) empieza a leer.

365 paginas después, con el libro terminado, descubrimos, para nuestra sorpresa y estupor, que hemos nacido de nuevo.

En nuestra memoria, más poderosa que el recuerdo de los tíos o de los abuelos brilla ahora la imponderable figura de Ignatius J. Reilly uno de los personajes mas extraordinarios que la madre literatura se ha dignado a parir.  Me ha tocado compartir la experiencia Reillyana con otros fanáticos y se acumulan todo tipo de anécdotas: gente que se cae de la cama de tanto reírse, o que los expulsan de buses interprovinciales, o que faltan a exámenes. Como sea, veamos de que va el asunto:

La conjura de los necios trata de la vida y obra del brillante Ignatius, un hombre de 30 años, cesante, obeso y soltero, que aún vive con su madre.  Ignatius acaba de pasar 10 años sabáticos en la universidad y de paso, ha consumido los ahorros de toda la vida de su madre, viuda y alcohólica.

La aventura comienza cuando la madre de Ignatius conduciendo el viejo auto familiar se estrella contra un elegante edificio del Barrio Francés de Nueva Orleans, con notables daños a la propiedad privada.  Obligada a pagar una indemnización, y bajo el riesgo de perder la casa donde viven es que Ignatius se ve obligado a la perversión de tener que salir a trabajar por primera vez en su vida y obtener el dinero solicitado.

Igual que Don quijote, Ignatius abandona el hogar que hasta entonces lo ha protegido.   Las aventuras que en el camino encuentra no son menos estrafalarias que la lucha contra los molinos de viento del caballero de la Mancha: Ignatius organiza revueltas en fábricas de pantalones, vende hot dogs en un carrito vestido de pirata, y crea una facción terrorista con un grupo de gays asiduos  a las fiestas de disfraces.

Sumado a eso, hay una completa galería de personajes que giran en torno a Ignatius: está Henry Mancuso, policía fracasado condenado a perseguir sospechosos en los baños de hombres mientras lee la Consolación de la Filosofía de Boecio, Mirna Minkoff, ex novia de Ignatius quien organiza conferencias sobre sexualidad en sórdidos centros culturales solo visitados por violadores recién excarcelados o la señorita Trixie una octogenaria secretaria cuyos patrones se niegan a jubilar como parte de un proyecto de apoyo a la tercera edad.

Hay más por supuesto, están las extravagantes perfomances en el Noche de la Alegría, los comentarios de Burma Jones, un negro asolado por la discriminación y el racismo, el Diario de un chico trabajador, etc.

Hay patetismo a montones en La Conjura de los Necios, y sin embargo, el libro tiene tanto carisma que lo leemos embargados por la emoción, con maravilla y afecto.

La gravedad, la seriedad, la mesura y el intelectualismo obligan siempre a decir que el mejor libro que uno ha leído es el Corazón de las Tinieblas de Conrad, o la Peste de Camus, y puede que sea verdad.  Pero como decía Pascal: el corazón tiene motivos que la razón desconoce y entonces puedo admitir que nunca he sido tan feliz con un libro como lo fui cuando leí por primera vez aquel entrañable libro que es La Conjura de los Necios.

Anuncios

2 pensamientos en “La Conjura de los Necios de John Kennedy Toole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s